miércoles, 9 de octubre de 2013

Realización a cuatro partes

Las voces y sus registros:
La mayor parte de la música de los siglos XVII y XVIII se concibe como una armonía a cuatro partes. Esto significa cuatro notas en cada acorde y cuatro voces o partes melódicas diferentes.
El estudio de la armonía, además tiene que ver con los principios de realización a cuatro partes.
El término voces no significa que necesariamente todas las partes sean cantadas, simplemente distingue los cuatro registros más significativos sean de las voces humanas o de los distintos instrumentos. 
Para determinar las cuatro partes vamos a seguir la convención de nombrarlas según las cuatro voces del canto; soprano, contralto, tenor y bajo, restringiendo sus registros a una aproximación de las extensiones de las voces humanas más o menos establecidas. No hay ningún problema en excederse de estos registros, aunque lógicamente debemos de hacerlo con moderación:




Duplicaciones:
Todos los acordes en el estudio de este curso van a ser tríadas, es decir, acordes de tres sonidos, así es evidente que alguna de las voces tendrá que duplicar alguna de las notas o factores de cada acorde.
Con tríadas en Estado Fundamental normalmente duplicaremos la fundamental en cualquiera de las tres voces. Excepcionalmente la duplicación podrá ser con el unísono. La duplicación de la fundamental será la opción más coherente de momento, ya que así "reforzamos" la nota más importante del acorde y logramos una sonoridad más estable y clara. De todas formas podremos duplicar cualquier factor del acorde tercera o quinta en cualquier acorde mayor o menor.
El acorde de sensible por su sonoridad disonante tendrá un trato especial. Normalmente lo utilizaremos invertido (primera o segunda inversión) y duplicaremos su tercera. Más adelante hablaremos más sobre este acorde y explicaremos más detalles para un mejor tratamiento de su sonoridad disonante.


Disposiciones:
Tenemos muchas posibilidades de disponer los sonidos en un acorde. Lo más importante en un primer momento será que cada voz cante dentro de su registro más cómodo, intentando no exceder los límites ya expuestos anteriormente y logrando así disposiciones "fáciles" para todas las voces.
Solo hay que tener en cuenta además del registro dos reglas:
  • Exceptuando el bajo, las tres voces superiores (tenor, contralto y soprano) no podrán separarse más de una octava entre voces contiguas.
  • Evitaremos cruzamientos de las voces (que las voces más agudas canten por debajo de las más graves y viceversa).

Posicione abierta y cerrada:
Cuando las tres voces superiores están tan juntas como es posible habiendo una octava o menos entre el tenor y la soprano, diremos que el acorde está en posición cerrada. De otra manera, cuando los factores van intercalándose y la distancia entre el tenor y la soprano supera la octava el acorde está en posición abierta.
Ambas posiciones son correctas en todo tipo de acordes. La elección de unas u otras depende en gran medida del movimiento melódico de las voces. 
En nuestros ejercicios intentaremos combinar ambas posiciones para darle equilibrio y variedad sonora.