viernes, 4 de octubre de 2013

La Modulación

Relaciones elementales:
Según Walter Piston "El proceso que implica el cambio de centro un centro tonal por otro se llama modulación. La palabra implica que hay una tonalidad en la que comienza la pieza musical, una tonalidad diferente hacia la que progresa, y un proceso mediante el cual esto se lleva a cabo.
La modulación es, por lo tanto, un aspecto de la forma musical. Es un elemento de variedad, pero también de unidad, cuando el equilibrio entre las tonalidades se emplea como recurso para mantener la tonalidad principal".
En la primera etapa, es el establecimiento de la tonalidad. No necesariamente debe aparecer el acorde de tónica para que la tonalidad esté clara, pero si el de dominante. El tritono tonal dará claridad y reafirmará la tónica de manera contundente. En cambio, el empleo de los grados modales, así como cualquier acorde préstamo por intercambio modal, debilitará y difuminará la tónica, dando la sensación de un nuevo tono o modo.
En la segunda etapa, la modulación dará comienzo con un acorde pivote o común, esta sonoridad debe ser valida en ambas tonalidades y por lo tanto tendrá un doble análisis. Esta etapa puede ser más o menos elaborada, dependiendo del resto de la obra. 
La tercera etapa, el establecimiento de la nueva tonalidad, con la cadencia que cierra la frase o sección y muestra normalmente la nueva dominante y la nueva tónica. Igual que en la primera etapa, también esta fase necesita de la reafirmación del nuevo tono.


Niveles de la tonalidad: la tonicalización y la modulación intermedia
En la mayoría de casos el tiempo musical es una consideración esencial en el proceso de modulación. La primera tonalidad tiene una ventaja tonal especial por haber sido la primera. La nueva tonalidad debe compensar este hecho; si no proyecta la nueva tónica con suficiente energía, o durante un periodo de tiempo suficiente, el oído retendrá la memoria de la primera tonalidad y un retorno a ésta demasiado pronto podría crear el efecto de que no hemos modulado.
La tonicalización es la aparición de una tónica secundaria durante un breve periodo de tiempo, donde la tónica principal vuelve a aparecer normalmente dentro de la misma frase. La modulación intermedia adquiere una mayor extensión y retrasa el retorno de la tónica original hasta la siguiente frase. Esta distinción entre tonicalización y modulación intermedia es muy "subjetiva" y difícil de valorar, aunque por ahora nos pueda servir de ayuda.

La cadena de modulaciones:
Cuando la modulación desde la tónica principal no viene seguida por un retorno sino por otra modulación a una tercera tonalidad, tenemos una cadena de modulaciones. Este "recuerdo" de la tonalidad principal se va diluyendo y difuminando progresivamente a causa del efecto que van produciendo la cadena de modulaciones. La vuelta al tono principal será necesaria para que nuestro oído recupere y reafirme el tono que necesita para dar fin a la obra.
Las cadenas de modulaciones son un recurso compositivo para alargar y elaborar la pieza musical. Así que lógicamente se encuentran en las secciones de desarrollo de movimientos con forma sonata y también en las secciones episódicas de las fugas.
Las modulaciones que carecen de cadencias fuertes definidas se llaman modulaciones transitorias o de paso. Algunas secciones modulantes se realizan sólo con dominantes, sin permitir el establecimiento de alguna tónica, ni siquiera momentánea, hasta que la secuencia acaba.

Intercambio modal:
Un cambio de modo, no es una modulación, ya que los modos paralelos, mayor y menor, tienen los mismos tipos de funciones armónicas y los mismos grados tonales. (Ya sabemos que ambos modos comparten el acorde de dominante). Así pues, ambos modos se han considerado como dos aspectos diferentes de una misma tonalidad y se han prestado sin ningún problema sus diferentes calidades de acordes sin que esto cuestionara ningún cambio de tonalidad. El intercambio modal enriquece la tonalidad puesto que amplia en gran medida las sonoridades disponibles tanto en el modo mayor como en el menor.


Ejemplo WP.231/3a:
La tonalidad de este ejercicio, al principio no es muy clara, debido a la utilización de los grados modales (ii) i (vi) invertidos, hasta que aparece el dominante Re que resuelve en su tónica Sol. Los compases siguientes son una consolidación de la tonalidad hasta el (c. 5) donde aparece la nota do#. Este acorde es una nueva dominante, y por lo tanto, una dominante secundaria, para modular a Re mayor. El acorde pivote o puente esta justo antes de esta dominante secundaria, Mi menor, actua como relativo menor de la tonalidad principal y como subdominante menor del nuevo tono.